cleopatra

Marketing para Centros de Estética

¿Te preocupa tu presencia online? ¿Tienes una identidad digital reconocible? ¿Quieres llegar a más potenciales clientes y vender más?

Es imprescindible que tu centro de estética esté donde están tus clientes, y en la actualidad, es en Internet. Además, seguramente tu competencia ya esté allí haciéndose con el mercado. El marketing para centros de estética se basa en tener una Web actualizada con toda la información que ofreces, posicionada en Google para que te encuentren y disponible para dispositivos de conexión a Internet como móviles. Aparte debes promocionarte en redes sociales y en un blog.

Nementio, agencia de marketing y comunicación, ha escrito un ebook donde te explica los 5 pilares básicos en que basar tu estrategia online para conseguir los objetivos que tu centro de estética se proponga.

  • Aumenta tu presencia en Internet

Debes estar donde están tus clientes, que sepan que existes. Además debes destacar por encima de tu competencia. Para ello, tu centro de estética debe mejorar su posicionamiento en Google, ayudándote de las herramientas que te ofrece como Google AdWords, Google Trends, Google Maps o Blogguer.

  • Para vender belleza has de demostrar belleza

Lo primero que debes tener en cuenta a la hora de promocionar tu centro de estética es la identidad. Lo aconsejable es una imagen fresca y actual. Revisa tu logotipo, quizás, necesita renovarse.

  • Buscar clientes con precisión quirúrgica

En Internet hay un amplio abanico de opciones para transmitir tu mensaje. Para segmentar y llegar a tus clientes, la manera más precisa es usar sistemas de publicidad de pago como PPC (Pago Por Click) como Google AdWords o publicidad en Facebook. En el caso de los centros de estética ha de tenerse en cuenta que Google prohíbe publicitar determinados productos y servicios relacionados con la medicina y cirugía estética y con la obesidad.

  • Consigue que te amen

Para darte a conocer necesitas a las redes sociales, son tus aliadas. Es cierto que hay muchas posibilidades pero tu centro de estética debe centrarse y concentrase en la más acordes a sus objetivos. Aunque es recomendable tener presencial en las principales redes sociales como Facebook, Twitter y Google Plus. Es contraproducente y da una mala imagen de tu centro de estética si mantienes perfiles sin actividad y desactualizados.

  • Rodéate de los mejores

Cuenta siempre con profesionales en marketing y comunicación que conozcan bien el medio online y expriman todas las posibilidades que Internet ofrece a tu centro de estética. También contar con expertos es garantía de calidad y están preparados para responder ante posibles situaciones de crisis sin dañar la imagen de tu centro de estética.

Descárgate gratis el ebook aquí y consulta toda la información en detalle. Asimismo, si tienes cualquier consulta puedes ponerte en contacto con Nementio en su email info@nementio.com o a través de nuestra página web http://nementio.com/. Recuerda que nos puedes visitar en nuestras redes sociales y enterarte de todas nuestras novedades.

 

 

Poner nombre a tu empresa

10 Criterios para poner nombre a una empresa

Poner nombre a tu empresa

Cuando ponemos en marcha una nueva empresa o lanzamos un nuevo producto al mercado, al igual que cuando vamos a tener un hijo, el momento de ponerle nombre tiene una relevancia especial, tanto para nosotros como para el futuro de aquello a lo que vamos a nombrar.

Un nombre es para siempre, o debería serlo. Tal es su importancia que existe una disciplina específica dentro del marketing destinada a este cometido: el naming. El debate sobre la importancia real del nombre está abierto hace ya muchos años, y aunque hay argumentos y ejemplos para todos los gustos, y a pesar de que muchos de los nombres de marcas muy reconocidas no parece que hayan tenido un proceso muy sesudo (nombres propios, colores, acrónimos, etc.), sí parece que todos coincidimos en que cuidar, al menos, ciertos aspectos a la hora de poner nombre a una empresa puede facilitar mucho el desarrollo posterior de la marca y, con ello, la labor de marketing.

¿OBJETIVO O SUBJETIVO?

Cuando estamos considerando potenciales nombres para nuestra empresa, producto o servicio, es vital tratar de mantener el proceso lo más objetivo posible. Un pequeño grupo de opinión compuesto por 2 o 3 personas (incluidas las parejas, hijos y demás familia), no constituyen un comité cualificado ni una muestra suficientemente representativa como para saber el impacto del nombre en tu público objetivo.

La elección del nombre debe basarse en criterios objetivos que simplifiquen y orienten el proceso y que ofrezca ciertas garantías de que el nombre elegido va a funcionar en la mente de los potenciales consumidores, conformando una marca potente que apoye tus objetivos de posicionamiento y la identidad de tu negocio.

Sin embargo, esto no significa que tengas que renunciar a usar tus gustos y preferencias a la hora de poner nombre a tu empresa. A fin de cuentas es tuya. El nombre de tu primera mascota, tu pueblo, o tu hija pueden ser perfectamente válidos, siempre y cuando pasen por una serie de filtros objetivos que se adapten a tu empresa.

CRITERIOS PARA ELEGIR EL NOMBRE DE TU EMPRESA

Como parte del proceso de selección de nombre, después de llegar a una pequeña lista de opciones nosotros aplicamos una serie de filtros mediante la valoración, de 1 a 10, de los criterios que se muestran a continuación.

1. Apariencia Visual

El nombre va a ser visto por la gente, así que haz la prueba de escribirlo, dibujarlo, ponerlo en contexto (un anuncio, una pizarra …). A fin de cuentas, tu nombre va a ser visto.

2. Sonido

Tu nombre también va a ser oído. En la radio, en televisión, cuando te presentes en una feria o hagas una campaña de telemarketing, o simplemente cuando hables con tus clientes. Debe ser fácil de pronunciar por ti y por tu público potencial, inequívoco a la hora de escribirlo o deletrearlo y sencillo de recordar.

3. Distinto

En un mar de nombres dentro de tu categoría de empresa o producto, tu nombre debería ser distinto, de modo que pueda captar la atención de la audiencia.

4. Relevante

¿En qué medida el nombre refleja la esencia de tu empresa, tu identidad y tu propuesta de valor? El nombre va a evocar ideas, recuerdos y sensaciones en el cliente que deben ayudar a posicionarte en todos los aspectos posibles.

5. Calor

Para unir tu marca a los sentimientos esta tiene que ser “humana”, cercana, emocional.

6. Potencial

Esta característica a la que llamamos “cebolla” indica la capacidad del nombre para generar asociaciones y significados diferentes que poder ir desarrollando en el tiempo.

7. Misterio

A las personas nos gustan los enigmas. Un cierto grado de misterio ayuda a que la gente hable de tu nombre, haga sus propias hipótesis y la rodee de cierta magia.

8. Disponibilidad

Esta parte, no por estar al final deja de ser una de las más importantes, hasta el punto de poder ser limitante. Asegúrate que el nombre elegido está disponible en la Oficina Española de Patentes y Marcas y de que los dominios de Internet asociados están disponibles.

9. Asociaciones negativas

Aunque muchos grandes nombres de marca son provocativos y presentan significados inicialmente negativos, esta es una estrategia “peligrosa”, por lo que inicialmente te recomendamos evitar nombre con posibles connotaciones negativas.

10. Memorable

Hacer que tu nombre se recuerde es una mezcla de muchos de los aspectos anteriores. Aún así, antes de cerrar el proceso te aconsejamos que tomes una perspectiva global y trates de analizar si tu nombre tiene los suficientes elementos que lo hagan memorable.

Estos elementos pueden ayudarte a elegir un nombre para tu empresa que te ayude en el futuro a posicionar tu marca y a desarrollar tus campañas de marketing, pero ten en cuenta que poner un nombre no es una ciencia exacta, y por tanto, son reglas que puedes saltarte siempre que tengas una buena razón para ello.

Eres profesional

Eres profesional, pero ¿lo pareces?

Eres profesional

Es muy posible que te esmeres cada día porque tus clientes sean fieles, estén satisfechos y sigan confiando en ti como buen profesional que eres.

Te esfuerzas en construir una imagen sólida y actualizarte en nuevas estrategias para demostrar que eres  competente y estás en continua transformación para ofrecer siempre tu mejor versión.

Pero la competencia es cruel y es mucha, además, está cada vez más preparada y llena de recursos y herramientas novedosas que pueden destronarte en cualquier momento.

Todos sabemos lo mucho que cuesta asomar la cabeza en la era del Big Data y las redes sociales , siempre habrá alguien que escriba más y mejor que que tu, que sea más activo en  redes sociales, que tenga mejor estrategia SEO, mejores  contenidos,  mejor imagen, etc…

¿Qué puedes hacer entonces para diferenciarte?

 

No solo el contenido es el rey…

Ya sabemos lo importante que resulta una buena estrategia de contenidos, eso está muy  bien para el SEO y para que adquieras notoriedad en las redes, pero dedicar más tiempo a los contenidos que a tus clientes  es una  gran contradicción y un fatal error.

El cliente debe ser quien te quite el sueño y en quien centres todos tus esfuerzos, no basta con dejarlo satisfecho, debes darle un plus y superar siempre sus expectativas.

El cliente debe ser el rey, no lo olvides.

Valor añadido

Ya sabes que no basta con cubrir las expectativas, hay que destacar. Dale ese valor que tus competidores no tienen. Los clientes cada vez comparan más y la comparación se hace a golpe de clic, los escaparates son las web y hay diferencias que determinan que un  cliente te perciba como mejor opción o  elija al del al lado.

No subestimes a tus clientes

Estamos en un momento donde tus clientes están cada vez más y mejor informados y son cada vez mas consientes de sus derechos. Quieren  experiencias más personalizadas y recibir la mayor cantidad de garantías por parte de las empresas. Ofrece garantías extra!

No subestimes a la competencia

Si quieres diferenciarte empieza por conocer a tu competencia. Al igual que tus clientes, tu competencia también está cada vez mejor formada y lucha de forma denodada para encontrar su hueco en un mercado cada día más hostil. No pierdas de vista sus jugadas, analiza sus fortalezas, compara, tal y como hacen tus clientes, incorpora aquellos elementos que te faltan e intenta mejorarlos,  encuentra la manera de ofrecer algo que la mayoría no ofrece e instrumenta esa ventaja competitiva para diferenciarte.

¿Y qué elementos pueden diferenciarme?

 

En la confianza está la clave

Es un requisito imprescindible en cualquier relación comercial: proyectar confianza y ser digno de ella, pero ¿qué crees que pasa cuando un potencial cliente comprueba  que tu página no reúne las condiciones de privacidad que exige la legislación vigente?

No necesita una inspección exhaustiva para saber que tu web no es profesional, y seguro que ya sabes que no basta con ser profesional, también hay que parecerlo. Los verdaderos profesionales cuidan los detalles. No te escandalices, lo comprobarás tú también.

Las diferencias son obvias y saltan a la vista : has un recorrido por diferentes páginas webs y notarás inmediatamente la diferencia entre las páginas sin adecuar a la  legislación en materia de protección de datos  y las que SI cumplen con todos los requisitos legales.

Lo primero que verás en páginas profesionales (como esta), es un aviso de advertencia informándote de la presencia de cookies y pidiendo tu permiso para descargarlas, tu página lo tiene?

Ley de Cookies

Verás que aparece siempre el AVISO LEGAL, y la POLITICA DE PRIVACIDAD,  verás que en los formularios de contacto, aparece un link  que debes aceptar para recabar tu consentimiento con su política de privacidad antes de enviar tus datos.

Términos Legales

Eso, a simple vista, si despliegas verás que todos los textos legales están personalizados y te informan de la identidad del titular de la web y todos sus datos fiscales y registrales y que te especifican cual es su política de protección de datos.

Después de visitar muchas agencias de marketing, me sorprendió encontrar una que se diferenciaba de las demás, Nementio,  su adecuación legal era impecable, proyectaba profesionalidad y confianza  y por eso estoy escribiendo aquí.

Aprende a diferenciarte y aprovecha esa diferencia!

Ya has comprobado lo fácil que resulta para un usuario comparar y ver esas diferencias

Ponte manos a la obra!

Haz de tu escaparate tu mejor embajador, demuestra a tus clientes que eres competente, profesional y que te preocupa la seguridad de sus datos.

Aprende a utilizar esa GARANTIA de seguridad que tú ofreces y muchos de tus competidores NO.

Porque no basta con ser un ser un buen profesional, también hay que parecerlo.

 

Autor: Marina Brocca

Experta en Protección de Datos, Privacidad y Tecnología Legal de Datability

http://datability.es/

 

 

cómo diseñar un logo

Consejos para diseñar un logotipo

 

cómo diseñar un logo

Cuando nos enfrentamos al diseño de un logotipo nos encontramos con el abismo del papel en blanco y el desasosiego de encontrar un camino para afrontar la tarea. Para superar estas incertidumbres iniciales te proponemos una serie de consejos sobre cómo diseñar un logo.

Analiza tus objetivos

Puede parecer obvio pero en muchas ocasiones los diseñadores olvidamos los objetivos fundamentales en los que se basan nuestras creaciones. Es importante saber qué necesitamos expresar con el diseño del logotipo y conocer cual será el público objetivo al que irá dirigido porque de ello dependerá la respuesta emocional que evoque. De esta manera, un diseño transgresor y recargado espantará a los clientes de un bufete de abogados y un logotipo formal y sobrio no enganchará al público infantil.

Plasma tus ideas iniciales en lápiz y papel.

Antes de abrir el programa en tu ordenador es muy recomendable que tomes un papel y empieces a dibujar propuestas de logotipo. No es necesario que seas un dibujante de primera, sólo necesitas plasmar algunas ideas que puedan funcionar según los objetivos propuestos.

El color negro será el primer paso

No es necesario que plantees tu logotipo en colores desde el primer momento. Si tu diseño es malo no habrá color que lo salve, por eso es mejor que lo dejes para el final. Además puede venirte de perlas tener tu logo en negro (o en un sólo color) a la hora de trasladarlo a diferentes aplicaciones (tickets o servilletas, ropa, etc.).

Piensa en vectorial.

No utilices fotografías ni imagenes. Nunca sabrás donde se reproducirá tu logo. Imagina que has de poner tu logo en la lona que cubre un edificio. Ahora imagina que has diseñado tu logotipo con una fotografía de un árbol. A la hora de adaptar tu árbol a un espacio grande te encontrarás con el desagradable fenómeno del pixelado. Evita estos inconvenientes diseñando tu logo en vectorial, podrás escalarlo lo que necesites y no perderás calidad.

Utiliza una o dos tipografías

En la sencillez está el gusto, eso dicen. Existen una cantidad casi infinita de tipografías, cada cual más atractiva. Utilizar muchas tipografías puede resultar lioso y falto de coherencia. Simplifica tu logo con la combinación de no más de dos fuentes.

Olvídate de las modas

El diseño gráfico, como otros campos, tiene su propia evolución y desarrolla modas, muchas de ellas con un principio y un final. Si diseñamos un logotipo que se ajuste a esas modas puede resultar que en no mucho tiempo resulte anticuado y fuera de lugar. Por eso es aconsejable pensar en un logotipo que sobrevivirá al paso de los años, lo que supondrá un afianzamiento de la marca.

Variaciones necesarias

Hay que tener en mente que, si utilizamos colores, determinados logotipos sobre determinados fondos no se podrán leer correctamente. Por eso sería aconsejable plantear variaciones del logotipo sobre determinados colores. También es aconsejable pensar en hacer adaptaciones horizontales y verticales pues en ocasiones necesitamos ajustarnos a determinados espacios (por ejemplo: el logo en una web, perfil de facebook, etc.).

Comenta con la gente que te rodea

Enseñar tu logotipo a varias personas y preguntar si creen que lo diseñado cumple con los objetivos planteados inicialmente te ayudará a confirmar si has hecho un desarrollo correcto. Puede ser que haya detalles que a ti se te hayan escapado y que ellos, fuera de toda influencia, pueden hacerte ver con sus opiniones.