Entradas

Cómo vender online

Cómo vender online y no morir en el intento

Si estás pensando en abrir una tienda online, es posible que lo hagas pensando que es un modo rápido y sencillo de ganarte la vida, que puedes hacerlo en tus ratos libres o que no necesitas mucha inversión para ponerla en marcha. Cuidado.

Consejos para vender online

Una tienda online, en realidad, no es muy diferente de una tienda física, y requiere prácticamente los mismos recursos y habilidades, a los que hay que sumar las características propias del canal online. Por eso, nuestro primer consejo es que empieces diseñando tu plan de negocio sobre la base de un comercio tradicional:

Lógicamente, aunque los aspectos a analizar sean comunes con un comercio tradicional, cada uno de ellos deberás analizarlo teniendo en cuenta las características propias del ecommerce. Piensa por ejemplo que la forma de llegar a tus clientes será diferente, que tus necesidades logísticas serán también diferentes, o que tendrás un horario de apertura continua 24×7.

Pregúntate qué hacen los mejores para que sus negocios online funcionen. Busca las mejores tiendas online de tu sector y de otros sectores, úsalas, analízalas y copia lo que más te interese para tu propio negocio. Sin complejos.

Si en tu caso ya tienes una tienda online y lo que necesitas es mejorar tus resultados, puedes también utilizar estos consejos para mejorar las ventas de tu comercio:

  • Reflexiona: describe tu comercio, piensa en cómo eres tú y cómo son tus clientes, ponte objetivos realistas.
  • Busca ayuda: pide opinión a personas críticas, aunque duela, y también a gente creativa, con nuevas ideas para tu negocio.
  • Persevera: con cada paso aprenderás cosas nuevas para mejorar tu negocio.

Razones para no vender online

Como en cada iniciativa que lleves a cabo en tu vida, deberías ver tanto los pros como los contras antes de decidirte a entrar en el mundo del ecommerce. Montar una tienda online no es fácil, y estos son algunos indicadores que pueden ayudarte a valorar si estás o no preparado para el salto:

  1. Tu principal razón es que piensas que una tienda online es un negocio fácil, sencillo y económico.
  2. No estás dispuesto a trabajar, o a tener a alguien que trabaje a tiempo completo en tu tienda online.
  3. Si no crees que no estarías preparado para abrir y gestionar una tienda física.
  4. Si tienes un negocio tradicional y quieres pasar al canal online, pero tu empresa no está madura para el salto.
  5. Tu producto o servicio no tiene un claro valor diferencial y no vas a ser competitivo en precio.

Si la respuesta a alguna de estas preguntas es afirmativa, piénsalo bien porque a lo mejor no deberías abrir una tienda online, o al menos no en este momento.