Entradas

Eres profesional

Eres profesional, pero ¿lo pareces?

Eres profesional

Es muy posible que te esmeres cada día porque tus clientes sean fieles, estén satisfechos y sigan confiando en ti como buen profesional que eres.

Te esfuerzas en construir una imagen sólida y actualizarte en nuevas estrategias para demostrar que eres  competente y estás en continua transformación para ofrecer siempre tu mejor versión.

Pero la competencia es cruel y es mucha, además, está cada vez más preparada y llena de recursos y herramientas novedosas que pueden destronarte en cualquier momento.

Todos sabemos lo mucho que cuesta asomar la cabeza en la era del Big Data y las redes sociales , siempre habrá alguien que escriba más y mejor que que tu, que sea más activo en  redes sociales, que tenga mejor estrategia SEO, mejores  contenidos,  mejor imagen, etc…

¿Qué puedes hacer entonces para diferenciarte?

 

No solo el contenido es el rey…

Ya sabemos lo importante que resulta una buena estrategia de contenidos, eso está muy  bien para el SEO y para que adquieras notoriedad en las redes, pero dedicar más tiempo a los contenidos que a tus clientes  es una  gran contradicción y un fatal error.

El cliente debe ser quien te quite el sueño y en quien centres todos tus esfuerzos, no basta con dejarlo satisfecho, debes darle un plus y superar siempre sus expectativas.

El cliente debe ser el rey, no lo olvides.

Valor añadido

Ya sabes que no basta con cubrir las expectativas, hay que destacar. Dale ese valor que tus competidores no tienen. Los clientes cada vez comparan más y la comparación se hace a golpe de clic, los escaparates son las web y hay diferencias que determinan que un  cliente te perciba como mejor opción o  elija al del al lado.

No subestimes a tus clientes

Estamos en un momento donde tus clientes están cada vez más y mejor informados y son cada vez mas consientes de sus derechos. Quieren  experiencias más personalizadas y recibir la mayor cantidad de garantías por parte de las empresas. Ofrece garantías extra!

No subestimes a la competencia

Si quieres diferenciarte empieza por conocer a tu competencia. Al igual que tus clientes, tu competencia también está cada vez mejor formada y lucha de forma denodada para encontrar su hueco en un mercado cada día más hostil. No pierdas de vista sus jugadas, analiza sus fortalezas, compara, tal y como hacen tus clientes, incorpora aquellos elementos que te faltan e intenta mejorarlos,  encuentra la manera de ofrecer algo que la mayoría no ofrece e instrumenta esa ventaja competitiva para diferenciarte.

¿Y qué elementos pueden diferenciarme?

 

En la confianza está la clave

Es un requisito imprescindible en cualquier relación comercial: proyectar confianza y ser digno de ella, pero ¿qué crees que pasa cuando un potencial cliente comprueba  que tu página no reúne las condiciones de privacidad que exige la legislación vigente?

No necesita una inspección exhaustiva para saber que tu web no es profesional, y seguro que ya sabes que no basta con ser profesional, también hay que parecerlo. Los verdaderos profesionales cuidan los detalles. No te escandalices, lo comprobarás tú también.

Las diferencias son obvias y saltan a la vista : has un recorrido por diferentes páginas webs y notarás inmediatamente la diferencia entre las páginas sin adecuar a la  legislación en materia de protección de datos  y las que SI cumplen con todos los requisitos legales.

Lo primero que verás en páginas profesionales (como esta), es un aviso de advertencia informándote de la presencia de cookies y pidiendo tu permiso para descargarlas, tu página lo tiene?

Ley de Cookies

Verás que aparece siempre el AVISO LEGAL, y la POLITICA DE PRIVACIDAD,  verás que en los formularios de contacto, aparece un link  que debes aceptar para recabar tu consentimiento con su política de privacidad antes de enviar tus datos.

Términos Legales

Eso, a simple vista, si despliegas verás que todos los textos legales están personalizados y te informan de la identidad del titular de la web y todos sus datos fiscales y registrales y que te especifican cual es su política de protección de datos.

Después de visitar muchas agencias de marketing, me sorprendió encontrar una que se diferenciaba de las demás, Nementio,  su adecuación legal era impecable, proyectaba profesionalidad y confianza  y por eso estoy escribiendo aquí.

Aprende a diferenciarte y aprovecha esa diferencia!

Ya has comprobado lo fácil que resulta para un usuario comparar y ver esas diferencias

Ponte manos a la obra!

Haz de tu escaparate tu mejor embajador, demuestra a tus clientes que eres competente, profesional y que te preocupa la seguridad de sus datos.

Aprende a utilizar esa GARANTIA de seguridad que tú ofreces y muchos de tus competidores NO.

Porque no basta con ser un ser un buen profesional, también hay que parecerlo.

 

Autor: Marina Brocca

Experta en Protección de Datos, Privacidad y Tecnología Legal de Datability

http://datability.es/

 

 

Confía En Traidores Para Tener Éxito

Confía En Traidores Para Tener Éxito

saruman_und_gandalf

Hoy he encontrado este artículo en LinkedIn y me he sentido tan identificado que he decidido traducirlo y compartirlo para todos aquellos que no dominan el inglés. Lo que explica el artículo refleja en gran medida mucho de lo que me ha sucedido en el último año, y cómo he conseguido sobreponerme a los “malos tipos” para poder crecer personal y profesionalmente.

[Traducción libre del post ‘Make This Networking Mistake And Lose Big Time’, de Fred Kofman en Linkedin. http://www.linkedin.com/today/post/article/20130701213657-36052017-make-this-networking-mistake-and-lose-big-time]

“¡Nadie me decepciona!” puedes decir, orgulloso de ser tan prudente.

Las malas noticias:

Si nadie te decepciona de vez en cuando, es que no estás dando suficiente confianza

A menos que experimentes alguna decepción ocasionalmente, tu proceso para crear relaciones no está optimizado. Estás perdiendo fantásticas oportunidades de conectar con gente que podría enriquecer tu carrera y tu vida.

Provisiones de Impagados

Las empresas hacen provisiones de impagados. ¿Te has preguntado por qué?

Una empresa podría restringir el crédito para asegurarse de que todos sus deudores pagan; siendo extremista, podría decidir trabajar sólo con pagos al contado. Esta política eliminaría cualquier preocupación sobre impagos. Entonces, ¿por qué no lo hacen?

Porque no es rentable.

La empresa no puede saber de antemano que clientes pagarán y cuales no. Cuando acepta un crédito, está jugando con las probabilidades.

Hay dos tipos de errores que la empresa puede cometer: el Tipo 1 es dar crédito a un cliente que no paga, lo que llamaremos un “falso positivo”, dado que la valoración de la empresa fue positiva cuando debería haber sido negativa. El Tipo 2 es cuando la empresa no da crédito a un cliente que sí pagaría. Este sería un “falso negativo”, lo que significa que la valoración fue negativa cuando debería haber sido positiva.

Sólo es posible reducir la probabilidad de errores tipo 1 incrementando la probabilidad de errores tipo 2, y viceversa.

Una empresa puede reducir la probabilidad de aceptar créditos de clientes “malos” (tipo 1) estableciendo políticas de facturación más restrictivas. Excluir estos clientes ruinosos es un beneficio. Pero el problema es que esas políticas restrictivas significan también una mayor probabilidad de denegar crédito a clientes “buenos” (tipo 2). Excluir estos clientes rentables es muy costoso para la organización.

Para maximizar el beneficio, la empresa debe elegir políticas de cobro que optimicen la combinación de los beneficios de tipo 1 -menos impagados- y las pérdidas de tipo 2 -menos buenos clientes-. Excepto bajo condiciones extremas (¡cuidado con los tiempos actuales!), esta optimización aceptará algunas deudas “malas” en beneficio de una mayor cartera de clientes.

saruman2Provisiones de Traidores

Ponte a ti mismo en la situación de la empresa anterior y tus relaciones en el lugar de los clientes. La moneda es la confianza y los beneficios son el apoyo que recibes de tus aliados y amigos.

Podrías restringir tu confianza para asegurar que ninguno de tus conocidos te decepciona; en el extremo, podrías decidir no confiar en nadie. Eso eliminaría tus temores a ser traicionado. Entonces, ¿por qué no hacerlo?

Porque no es rentable.

No sabes por adelantado qué personas merecen tu confianza y quienes no. Cuando das tu confianza, estás jugando con probabilidades.

Hay dos tipos de errores que puedes cometer: el tipo 1 es confiar en alguien que traicionará esa confianza. Éste es un “falso positivo”. El tipo 2 en no confiar en alguien que no te decepcionaría. Éste es un “falso negativo”.

Recuerda: Sólo puedes reducir las probabilidades de errores tipo 1 incrementando la probabilidad de errores tipo 2, y viceversa.

Puedes reducir la probabilidad de confiar en la persona equivocada (tipo 1) restringiendo tus límites de confianza. Excluir esa “mala gente” de tus círculos es un beneficio. Pero a la vez, esos límites estrictos aumentan la probabilidad de rechazar a una “buena persona” (tipo 2). Excluir estas personas de tus círculos de confianza es un coste para tí.

Una estrategia para aprovechar al máximo tu vida seleccionará niveles de confianza que optimicen la combinación de beneficios de tipo 1 -menos decepciones- y pérdidas de tipo 2 -menos relaciones de confianza-. Excepto bajo condiciones extremas, esta optimización aceptará algunas decepciones en beneficio de una mayor red de contactos de confianza.

Por esta razón decíamos al principio que si nadie te decepciona de vez en cuando, es que no estás dando suficiente confianza. Y por esa razón deberías permitirte tener cierta permisividad con los “tipos malos”.

Es un Asco Ser Yo

Cuando alguien me traiciona, me siento fatal. Sé que tener relaciones con otras personas entraña riesgos, y que de vez en cuando podré ser traicionado. Pero cuando pasa, realmente es un asco. Dejo de ser racional y mi lado emocional aborrece el dolor. En esos momentos me siento tentado a abandonar, a limitar mi confianza para que nadie vuelva a hacerme daño.

Guárdate este mantra para esos momentos: Lo que te hace sentir bien no siempre es bueno; y lo que es bueno no siempre te hace sentir bien.

Es un asco sentirse decepcionado, pero sé que en pequeñas dosis eso es bueno. Es el precio que pago por el resto de buenos amigos que tengo en mi vida.

Y cuando pienso en mi carrera y en mi vida, creo que todos mis éxitos, mi situación actual y mis amigos, son el resultado de haber dejado un pequeño espacio para permitir que entraran los “tipos malos”, lo que me ha permitido tener una gran red de confianza.

¿Cuánto riesgo de que te traicionen estás dispuesto a asumir para conseguir amigos de confianza? Escribe un comentario y déjanos conocerlo.

Fred Kofman, PhD. in Economics, es profesor de Leadership and Coaching en el Conscious Business Center de la University Francisco Marroquín. Es autor de Conscious Business, How to Build Value Through Values.
Imagen: El Señor de los Anillos