Entradas

Trabajando en ordenador

¿Qué cualidades son importantes para ser un buen Community Manager?

Las empresas tienen que hacerse un hueco en las redes sociales. La estrategia de comunicación de una empresa, que no quiera quedarse fuera del mercado, debe contemplar la interacción con sus clientes a través de las redes sociales. El Community Manager tiene un papel importante en la estrategia de comunicación de las empresas. No sólo debe conocer las herramientas y cómo utilizar las redes sociales, sino que debe transmitir el mensaje que queremos que los usuarios capten de nuestra marca o producto, y además, debe captar el feedback de nuestro cliente para ayudarnos ya sea a mejorar nuestro producto o la forma de llegar a nuestros consumidores.

La web 2.0. ha dado voz y voto a los usuarios. Un buen Community Manager debe poseer una serie de habilidades específicas que le ayudarán a realizar sus funciones con buenos resultados.

Qué cualidades son importantes para ser un buen Community Manager

  • Capacidad para comunicarse: Su trabajo consiste en hablar en nombre de una marca o producto y establecer una relación con sus usuarios. Gran parte del trabajo es ser voz y embajador de una marca en internet. Por eso, es necesario que sea un comunicador versátil y que sepa expresarse adecuadamente. Debe saber transmitir los mensajes con naturalidad y autenticidad, mantenerse siempre humano en su comunicación, ser amable y fomentar la participación. Una buena comunicación cautiva, engancha y fideliza. Son la cara visible de nuestra marca en las redes sociales y debe ser capaz de comunicar eficazmente los mensajes que queremos hacer llegar a la audiencia. El community manager tiene que estar cualificado para poder crear, escribir y transmitir los mensajes a la audiencia, ya sea un tuit de 140 caracteres, un e-mail, un post o contenido social.

escribiendo en libreta

  • Receptivo: Tan importante como saber comunicar es saber escuchar. El community manager debe ser receptivo y abierto a las necesidades de su comunidad. La empatía y la asertividad serán 2 cualidades imprescindibles para su trabajo. Hay que propiciar un diálogo entre las 2 partes, dando la voz a la audiencia y creando un espacio participativo. La audiencia debe ser cómplice de nuestra marca, deben hacer suyo el mensaje que queremos transmitir. Sólo comunica cuando hay algo interesante que comunicar. Mientras tanto, escucha y responder a los usuarios con interés y dedicación.
  • Formación: La capacidad técnica en el funcionamiento en las redes sociales en sí y de las herramientas existentes para su gestión y análisis. Sabe escribir para Internet y es consciente de que la profesión está en constante evolución. Se recicla y se forma.
  • Amante de las redes sociales: Pasará gran parte de su tiempo en las redes sociales, no sólo debe conocerlas y manejarlas, además debe disfrutar y divertirse con ellas.
  • Pasión por la marca: No debe limitarse a ser un mero altavoz de la marca. Los usuarios quieren dialogar con alguien de la propia marca, con alguien que crea en ese producto o marca tanto como la persona que lo produce.
  • Organización: Tiene que estar pendiente de las conversaciones en las redes sociales, análisis, contenidos, respuestas, calendarios, herramientas de gestión. Sin organización puede cometer el error de responder a un fan de la marca desde su cuenta personal o tuitear en nombre de la marca un tweet personal. Gestiona mucha información y en muchos medios diferentes. Además debe recopilar el feedback de la audiencia para retroalimentar a la compañía. Debe realizar numerosas tareas, lo que requiere un alto nivel organizativo y control de métricas que permita planificar los objetivos. Toda acción que realiza está previamente meditada y forma parte de una estrategia definida y madurada con antelación.

organización y material

  • Empatía: Es fundamental ya que el community manager tiene que ser capaz de conectar con los fans de la marca y poder variar el tono de la conversación dependiendo del tipo de fan al que se dirija. Se debe conocer la audiencia a la que se dirige el mensaje pero también se debe ser capaz de ponerse en su lugar para saber cómo dirigirnos y establecer una conversación eficaz entre las 2 partes. El community manager debe ser capaz de establecer su punto de vista desde el lado del consumidor para hablar su mismo lenguaje.
  • Paciencia: Muchas veces hay que morderse la lengua y abogar por una contestación pausada y conciliadora en lugar de otra más agresiva. En más de una ocasión deberá comunicar en situaciones difíciles y enfrentarse a crisis online. El community manager necesita armarse de paciencia y dar respuesta o solución a los problemas de manera eficaz y amable.
  • Idiomas: Debido a la propia globalidad de la red hace que cualquier persona con conexión a Internet pueda interesarse por el perfil social de nuestra marca o producto, sea en el idioma que sea.
  • Compromiso: Se debe hablar en nombre de algo o alguien teniendo siempre en cuenta los valores y la línea de comunicación y se tiene que defender, sin caer en la personificación, y sin perder de vista el objetivo de las conversaciones.
  • Dedicación: La jornada de trabajo no termina cuando sale de la oficina, ya que las conversaciones entre los fans y la marca o producto no tienen hora fija. Se necesita invertir mucho tiempo en la labor. Buscar información, crear contenidos, dinamizar comunidades, ofrecer un buen feedback y estar actualizado en las novedades de un sector en constante cambio, lo que puede llevar horas Cada organización tiene un volumen de audiencia determinado y genera más o menos información lo que condicionará la dedicación requerida.
  • Flexible: Tener capacidad para adaptarse ya que seguramente sea el encargado de más de una cuenta, por lo que tiene que ser capaz de variar el tono, idioma o contexto de la conversación dependiendo con la cuenta que este trabajando. Las audiencias no van a ser las mismas. Seguramente gestione cuentas de diferentes clientes. Con esa diversidad de clientes hace que deba ser capaz de adaptarse al contexto de cada uno de ellos. Las audiencias de cada clientes serán diferentes y el tipo de comunicación con las diferentes audiencias también.
  • Creatividad: Implícita en todo profesional de la comunicación, y más, en el caso del community manager, que debe interactuar con muchas comunidades variando su mensaje he intentado llegar a los fans de una forma diferente cada día sin caer en la monotonía. También debe contar con un criterio estético a la hora de publicar. Necesita la capacidad de comunicar con originalidad y con estilo. Debe saber interactuar con su comunidad diversificando el mensaje, imprimiendo mucha personalidad, aportando valor y planteando acciones de manera distinta o innovadora. Crear contenidos que generan valor para la marca y para quienes lo leen.

reunión de ideas

  • Conoce la competencia: Sabiendo lo que hacen los demás, podrá planificar también sus acciones.
  • Conoce a su público: Sabe quiénes forman su comunidad y qué esperan de la marca.
  • Proactividad: Tiene que saber adelantarse a la comunidad y saber qué es lo que va a reclamar, tiene que saber sobre que se está hablando y monitorizar cada ítem relacionado con la marca. Debe ir un paso por delante e intentar que la conversación no se descontrole para evitar crisis de reputación. Es una persona proactiva, así que reacciona rápidamente ante una situación de posible crisis.
  • Mente abierta: Es innovador y conoce las nuevas herramientas.
  • Práctica el método de ensayo-error: No tiene miedo a probar nuevas estrategias porque, si se equivoca, reacciona rápido para buscar una solución.
  • Aprende de las equivocaciones: Probando será capaz de determinar los mejores horarios para interactuar con su audiencia, los tipos de contenidos más adecuados.
  • Rápido: En cuanto a las crisis en social media, un buen community manager debe ser ágil para solucionar problemas e intentar cambiar una crisis negativa por un valor positivo.
  • Capacidad de reflexión: Para entender de forma rápida el contexto de la situación y ser capaz de pensar antes de contestar. Debe ser capaz de decidir qué información se puede transmitir a la audiencia y de qué manera. Una organización genera gran volumen de información y es necesario segmentar y decidir qué información debe compartirse, en qué lugar y en qué momento. Será clave en el momento de recoger el feedback de la audiencia y sea el momento de responder a las preguntas que los seguidores planteen. Las redes sociales son un canal bidireccional que sitúa a las marcas y consumidores en igualdad de condiciones. Toda marca que se expone en Internet corre el riesgo de ser atacada en algún momento. El ataque puede venir derivado de un error cometido por la propia marca que vuelve amplificado por el poder viral de las redes sociales. El responsable de analizar estos ataques o quejas debe ser una voz conciliadora ya que representa la voz de la empresa. Es la máxima fundamental que debe aplicarse las 24 horas del día, sobre todo cuando ante situaciones no previstas en los planes estratégicos.

Mirar móvil en tiempo libre

  • Experiencia en analítica online: La actividad en redes sociales genera audiencia, tráfico hacia los contenidos compartidos y responde a unos objetivos marcados. Esta actividad debe ser monitorizada para evaluar nuestra tarea comunicativa y comprobar si se está cumpliendo los objetivos. La analítica determinará si el trabajo se está realizando correctamente y nos dará pistas para modificar nuestras estrategias y elaborar contenido y transmitir de forma más eficiente. Realiza el seguimiento de cada uno de los pasos que da, generando informes que le permiten tomar decisiones sobre futuras acciones.
  • Practica el networking: Asiste a charlas, cursos y conferencias y conoce a las principales influencias de Internet, a personalidades reconocidas del sector.

Con la revolución que han causado las redes sociales en nuestro modo de comunicación, y con el uso cada vez más extendido que se hace de estos medios en el entorno corporativo, la figura del Commmunity Manager ha ido ganando fuerza. Convirtiéndose en uno de los profesionales más demandados hoy en día y en pieza clave para el éxito de las estrategias de comunicación online de marcas y empresas.

Los Community Manager tienen que tener muchas cualidades y habilidades para hacer su trabajo de manera correcta, no se puede olvidar que cada día se enfrentan a diversas comunidades ávidas de contenidos.

Aunque la receta para triunfar en cualquier profesión es la dedicación y el amor por lo que haces. La clave está en las ganas, ilusión y el cariño que le pones día a día.

Mitos de Marketing Digital

8 Mitos de Marketing Digital

Una de las mayores dificultades que nos encontramos los que nos dedicamos a asesorar en materia de marketing es enfrentarnos a la desinformación que tienen muchos de nuestros clientes en lo que se refiere al marketing digital, o lo que suele ser peor, las creencias arraigadas y erróneas que existen en amplios sectores de nuestro tejido empresarial.

Mitos de Marketing Digital

Lo cierto es que gran parte de la culpa de esta situación proviene de nuestro propio sector, aún muy inmaduro, en el que las herramientas y los métodos de trabajo cambian constantemente, y en el que algunas personas han hecho propio aquello de “en el país de los ciegos el tuerto es el Rey” para aconsejar y guiar de forma errónea, con mejor o peor intención, a muchos empresarios a lo largo de la travesía digital.

La relación de creencias y supersticiones que pueblan el universo del marketing digital daría para escribir un libro pero, al igual que hicimos con nuestra lista de mitos de marketing, vamos a desgranar y tratar de derribar 8 mitos del marketing digital que nos encontramos con demasiada frecuencia y que minan el éxito de muchos empresarios y emprendedores.

Mito #1: El marketing digital es sólo tecnología

El marketing digital, al igual que el marketing “tradicional”, requiere de estrategia, planificación y ejecución. En último término, no creo que exista realmente el marketing digital. El marketing en una empresa, entendido en su sentido más amplio, debe ser único, y lo que llamamos marketing digital es únicamente uno de los canales a través de los cuales desplegamos nuestras estrategias a través de la ejecución de campañas cuidadosamente planificadas.

Mito #2: En internet todo el mundo es mi público objetivo

Incluso aunque tu servicio o producto pueda ser atractivo para cualquier público, focalizar tus esfuerzos en una audiencia específica puede ayudarte a conseguir tus objetivos. Si intentas llegar a todo el mundo con el mismo discurso sin duda vas a resultar demasiado “gris”, y eso no beneficiará en nada a tus resultados. Intenta encontrar tu nicho, tu pequeño porcentaje de la tarta. Es preferible enfocarte en 10 personas que amen tu marca antes que en 100 a los que simplemente les resulte conveniente en un momento dado.

Mito #3: Haz una página web y la gente vendrá sola

¿Cuánta gente conoces que tiene una página web y jamás ha recibido una sola llamada o una consulta a través de ella? Mucha gente piensa que internet es un centro comercial, y que sólo con estar allí y tener un escaparate bonito los clientes entrarán. Es falso. Primero, nadie te va a encontrar entre millones de sitios web a menos que inviertas tiempo y dinero en destacar. Bien sea a través de posicionamiento SEO, publicidad, alta en directorios o una estrategia en redes sociales, necesitas una estrategia y un presupuesto para hacer que te encuentren.

Mito #4: Si tengo muchas visitas a mi web, mis ventas aumentarán

Esta es una de las trampas preferidas del SEO. Miles de negocio pujando por aparecer en los primeros lugares de Google llenando sus páginas de información que no ofrece ningún valor y que huele a trampa desde el minuto 1. Al margen de que con eso consigas o no engañar a Google, cosa cada vez más dificil, los usuarios de internet no son tontos. Quieren información, contenidos y servicios de calidad. Es mejor tener 5 visitas que disfruten de tu web, curioseen y realmente conecten con tu negocio, a 500 visitas que lleguen y salgan espantadas en menos de 5 segundos.

Mito #5: Publicar, publicar, publicar

Es el nuevo mantra para muchos. Generar contenidos de blog sin importar el fondo ni la forma, publicar en foros (a veces de manera poco honesta), participar en cualquier grupo de LinkedIn… No va de eso. Si quieres realmente atraer a tu publico objetivo y conectar de manera efectiva con ellos necesitas contenidos de calidad, originales y que sean relevantes e interesantes para tu audiencia. Internet ya está demasiado lleno de bla, bla, bla.

Mito #6: Necesitas una tienda online

Si no tienes una tienda online no eres nadie, o al menos eso parece que algunos quieren vendernos. Desgraciadamente muchos ya están de vuelta de ese viaje, y empiezan a comprender que una tienda online requiere el mismo esfuerzo y dedicación que una tienda física, y lo que es más importante, tiene que tener un sentido dentro de su estrategia de negocio. Por eso, antes de embarcarte en ello deberías plantearte si existen razones por las que no deberías abrir una tienda online.

Mito #7: Es sólo para grandes empresas

No es cierto. Todas las empresas pueden sacar provecho del marketing digital, aunque cada una lo haga a su nivel y en su contexto. Para cualquier empresa, incluso la más pequeña, el marketing digital presenta oportunidades únicas, por ejemplo, para comunicarse y conectar con sus clientes sin necesidad de disponer de un call center, para vender sus productos directamente al consumidor final, sin intermediarios, o para hacer estudios de mercado y de comportamiento de sus clientes a pequeña escala sin necesidad de un gran presupuesto.

Mito #8: Yo no entiendo de esto de internet

No seas tan dramático, claro que sabes de esto. El problema es que mucha gente se ha encargado de decirle a la gente que esto es algo especial, algo muy dificil y en cierto modo “solo para iniciados”. Ni caso. Es sólo otra herramienta que puedes aprender a usar dentro de tu mochila de herramientas de marketing. Igual que poner un anuncio en el periódico o poner una oferta en tu escaparate, sólo necesitas conocer las reglas para empezar a desenvolverte y a entender el marketing digital.

Y si en tu estrategia de negocio consideras que debes externalizar la gestión del marketing, digital o no, busca aliados que sean capaces de explicarte cómo usar estas herramientas, que dediquen tiempo a hacer que entiendas qué es lo que se está haciendo y qué resultados se están obteniendo. Colaboradores que también se preocupen por entender tu negocio y tus clientes, y que se involucre contigo en el diseño de la estrategia y en la evaluación de los resultados. Y rompe con los miedos y los mitos.

Invierte en ventas - Nementio

6 señales que te indican que debes invertir en ventas

En nuestros negocios, a menudo estamos tan involucrados en gestionar el día a día que no somos capaces de percibir las señales que nos avisan de un riesgo o de una oportunidad. Y en medio de esa presión cotidiana, invertir en ventas o en marketing suele ser una tarea relegada al cajón de las prioridades “importantes pero no urgentes” que nunca se llevan a cabo.

Invierte en ventas - Nementio

 

No te engañes, tienes que invertir en ventas y marketing

Hoy en día, en la mayoría de los casos, especialmente para PYMES, la inversión en marketing y ventas se divide a partes iguales en dinero y tiempo. Y seguramente alguna vez te has dicho a ti mismo: “Ahora no, no puedo invertir (mi tiempo y/o mi dinero) en ventas y marketing porque no estoy teniendo los ingresos necesarios. Mi problema ahora es gestionar mis proyectos/mis clientes actuales/mi flujo de caja/mis empleados etc.”

¿Te suena? Seguro que al verlo escrito rápidamente te has dado cuenta de la paradoja que encierra esta afirmación. Quizás el resto de tus problemas se derivan de que no has invertido lo suficiente en marketing y ventas.

Escucha las señales

Si aún no estás convencido, te vamos a dar 6 señales que te ayudarán a saber si necesitas incrementar tu inversión en ventas.

1. Tus ventas disminuyen

Parece obvio, pero muchas veces al ver disminuir sus ventas las empresas lo achacan a situaciones coyunturales, a la competencia o a los ciclos, y antes esta disminución la respuesta inmediata es reducir costes. Y el primero en caer es el marketing y las ventas.

Convéncete: la única manera de recuperar tus ventas y volver al camino de la rentabilidad es vendiendo más y mejor.

2. No tienes clientes nuevos

A veces los negocios se mantienen sobre una cartera de clientes estable que proporciona ingresos recurrentes, pero ¿cuánto tiempo hace que no consigues captar un nuevo cliente? Ten por seguro que en algún momento vas a perder uno o varios de tus clientes actuales, y si no entran clientes nuevos, tendrás un problema. Deberías preguntarte por qué deberían elegirte tus clientes.

3. El margen de tus operaciones se reduce

Si detectas que el margen de beneficio de tus operaciones (ventas, servicios) se empieza a resentir, es probable que lo imputes al incremento de los costes o a la competencia en precios. Lo que no te habrás planteado es que una estrategia de marketing adecuada puede conseguir mejorar tu posición competitiva en el mercado, haciendo que tus clientes estén dispuestos a pagar más por tus servicios, e incluso, que tus proveedores te cobren menos.

4. Disminuye la satisfacción de tus clientes

¿Por qué tus clientes están menos contentos con tu empresa? Puede ser que tu primer impulso sea culpar a tus empleados o a tus proveedores, pero ¿has analizado las causas a fondo? Quizás el problema es que la competencia ha mejorado, o que la batalla de precios haya hecho que la calidad se resienta (menos formación, empleados peor cualificados, ajustes con los proveedores …) Invertir en marketing y ventas debe ayudarte a detectar mejor lo que necesitan tus clientes y a conseguir que paguen más por ello.

5. Tu competencia crece más que tu

No te olvides de echar un vistazo a la puerta de tu competencia. ¿Entran más clientes en su establecimiento? ¿En su página web no paran de anunciar nuevos proyectos? Deberías invertir parte de tu tiempo y dinero en averiguar qué están haciendo bien y, por qué no, si es necesario, copiarlo y mejorarlo.

6. Has perdido un cliente

A todos nos pasa, es ley de vida en los negocios. Sin embargo, cada cliente perdido no debe tomarse a la ligera, y te recomendamos que dediques algo de tiempo a averiguar las causas principales que han llevado a esa decisión. Intenta prever si es un caso puntual o si puede ser el comienzo de un lento (o en el peor de los casos, rápido), goteo de clientes. ¿Es un problema de precios?¿No hay una atención al cliente adecuada?¿Está la competencia ofreciendo un nuevo servicio o producto más atractivo que el tuyo?

Qué hacer

Si tienes el deseo firme y el compromiso de mejorar cada día tu negocio, deberías empezar a trabajar en optimizar la forma en que te estás posicionando en el mercado. Analiza tu empresa y el entorno, detecta oportunidades, fíjate objetivos realistas y define una estrategia adecuada que te permita alcanzarlos. Y por supuesto define un presupuesto y tiempo para llevar a cabo esa estrategia, ¿No puedes hacerlo solo? Busca ayuda en empresas especialistas en marketing y en ventas que te ayuden a llevarlo a cabo. Saldrás ganando.

Empresario: adáptate o muere

Empresario: adáptate o muere

Charles Darwin dijo: “No es la más fuerte de las especies la que sobrevive, ni tampoco la más inteligente, si no la que mejor se adapta a los cambios”.

Empresario: adáptate o muere

Este principio debe ser aplicado a la empresa actual, transformando modos de pensar y maneras de actuar hasta llegar a un modelo de empresa que pueda garantizar su propia supervivencia: la empresa ágil.

Una empresa ágil es aquella que tiene la capacidad de adaptarse rápidamente a los cambios del entorno que pueden afectar a sus resultados a corto, medio y largo plazo. Cambios en las preferencias de los clientes, la presión de los competidores, las nuevas tecnologías y globalización son solo algunos de estos retos a los que vamos a enfrentarnos a diario.

Enfocar la empresa hacia el cliente es sin duda una de las claves de esta transformación que va a permitirnos atender a cada cliente con el coste, el plazo y la calidad que éste requiera en cada momento. La empresa debe dejar de mirarse a sí misma para empezar a entender que su sostenibilidad depende de su capacidad para satisfacer los deseos de los consumidores en el menor tiempo posible. Es importante cambiar la mentalidad desde un ¿cómo puedo vender mi producto a mis clientes? hacia un ¿cómo puedo crear productos que cubran las necesidades de mis clientes actuales y futuros?

Sin embargo, los clientes no actúan habitualmente del modo lógico y predecible que nosotros presuponemos y por ello se hace necesario aprender a “descubrir” al cliente, estableciendo una comunicación permanente con él allá dónde se encuentre. En esta labor, internet y las redes sociales como Facebook o Twitter pueden ser grandes aliados del empresario si se usan de manera adecuada con un objetivo bien definido.

Y aún más importante, para ser ágil, la empresa tendrá que adoptar algunos valores que deberán fluir en la organización a través de sus recursos más valiosos: las personas. Porque, en estos tiempos tan difíciles para muchos, no debemos olvidar que las empresas no son más, ni menos, que la suma de las personas que las componen.

como-multiplicar-tu-cuenta-de-resultados

Cómo Multiplicar x3 tu Cuenta de Resultados

La Cuenta de Resultados, también conocida como Cuenta de Pérdidas y Ganancias, es un documento contable que recoge los ingresos y gastos durante un período determinado. El resultado nos muestra los beneficios económicos que ha conseguido la empresa en ese período. Ahora bien, ¿es éste el único beneficio que puede y debe obtener la empresa? La respuesta está en lo que se conoce como Triple Cuenta de Resultados.

como-multiplicar-tu-cuenta-de-resultados

¿Qué es la Triple Cuenta de Resultados?

El término Triple Cuenta de Resultados (o en inglés, Triple Bottom Line, TBL o 3BL) fue utilizado por primera vez por John Elkington en 1994 y popularizado en 1997 en su libro Caníbales con Tenedores (Cannibals with Forks: The Triple Bottom Line of 21st Century Business). En este libro, Elkington presenta su visión del nuevo paradigma de Negocios Sostenibles, ampliando la dimensión medioambiental del término sostenibilidad a lo que él mismo define como la Triple Cuenta de Resultados: prosperidad económica, calidad ambiental y justicia social.

Como herramienta de auditoría, la Triple Cuenta de Resultados fue utilizada por primera vez en 1981 por Freer Spreckley para medir el éxito de una organización en función de tres pilares conocidos como las 3 Ps: Personas (People), Planeta (Planet) y Beneficio (Profit). De este modo, el desempeño de una empresa se mide en términos de las tres dimensiones fundamentales: económica, social y ambiental.

En la práctica

La Triple Cuenta de Resultados se manifiesta, además de hacerlo mediante la Cuenta de Resultados Económicos (Cuenta de Pérdidas y Ganancias), a través de los informes de sostenibilidad o la Memoria de Responsabilidad Social Corporativa (RSC). Para ello pueden utilizarse estándares para la elaboración de memorias de sostenibilidad como los propuestos por la Global Reporting Initiative (GRI), o en España, la norma SGE 21 desarrollada por Forética.

Beneficios para la Empresa

En un entorno empresarial competitivo en el que las organizaciones no pueden sobrevivir a menos que sean económicamente rentables, a través de la reducción de gastos y la maximización de sus beneficios, existen argumentos que apoyan la adopción de políticas orientadas hacia la Triple Cuenta de Resultados. Algunos de estos potenciales beneficios son:

  • Acceso a nuevos mercados potenciales, a los que no se puede acceder siguiendo únicamente criterios económicos, tales como ecoturismo, servicios para ONGs, servicios medioambientales, acceso a contratos con administraciones públicas, etc.
  • Permite identificar áreas de reducción de costes.
  • Aumento de la participación y la motivación de los empleados.
  • Fomento de la innovación y la creación de soluciones efectivas.
  • Mejora de la reputación e incremento de la fidelización de clientes.
  • Mayor acceso a recursos financieros.
  • Diferenciación en el mercado.

Una cita

“Las empresas cuyas marcas se convierten en sinónimo de sostenibilidad serán las que salgan ganando. Si hay un compromiso serio con la sostenibilidad, los clientes no tardarán en confiar en la marca y darse cuenta de que la empresa hará lo correcto en cuanto a la sociedad y el medio ambiente en su nombre. Si en ese momento se le ofrece al cliente algo valioso, se obtiene como recompensa su lealtad”.
Adrian Hosford
Director de Responsabilidad Corporativa en British Telecom (BT)

Y tú, ¿qué haces para mejorar la Triple Cuenta de Resultados en tu negocio?