Entradas

Empresario: adáptate o muere

Empresario: adáptate o muere

Charles Darwin dijo: “No es la más fuerte de las especies la que sobrevive, ni tampoco la más inteligente, si no la que mejor se adapta a los cambios”.

Empresario: adáptate o muere

Este principio debe ser aplicado a la empresa actual, transformando modos de pensar y maneras de actuar hasta llegar a un modelo de empresa que pueda garantizar su propia supervivencia: la empresa ágil.

Una empresa ágil es aquella que tiene la capacidad de adaptarse rápidamente a los cambios del entorno que pueden afectar a sus resultados a corto, medio y largo plazo. Cambios en las preferencias de los clientes, la presión de los competidores, las nuevas tecnologías y globalización son solo algunos de estos retos a los que vamos a enfrentarnos a diario.

Enfocar la empresa hacia el cliente es sin duda una de las claves de esta transformación que va a permitirnos atender a cada cliente con el coste, el plazo y la calidad que éste requiera en cada momento. La empresa debe dejar de mirarse a sí misma para empezar a entender que su sostenibilidad depende de su capacidad para satisfacer los deseos de los consumidores en el menor tiempo posible. Es importante cambiar la mentalidad desde un ¿cómo puedo vender mi producto a mis clientes? hacia un ¿cómo puedo crear productos que cubran las necesidades de mis clientes actuales y futuros?

Sin embargo, los clientes no actúan habitualmente del modo lógico y predecible que nosotros presuponemos y por ello se hace necesario aprender a “descubrir” al cliente, estableciendo una comunicación permanente con él allá dónde se encuentre. En esta labor, internet y las redes sociales como Facebook o Twitter pueden ser grandes aliados del empresario si se usan de manera adecuada con un objetivo bien definido.

Y aún más importante, para ser ágil, la empresa tendrá que adoptar algunos valores que deberán fluir en la organización a través de sus recursos más valiosos: las personas. Porque, en estos tiempos tan difíciles para muchos, no debemos olvidar que las empresas no son más, ni menos, que la suma de las personas que las componen.

como-multiplicar-tu-cuenta-de-resultados

Cómo Multiplicar x3 tu Cuenta de Resultados

La Cuenta de Resultados, también conocida como Cuenta de Pérdidas y Ganancias, es un documento contable que recoge los ingresos y gastos durante un período determinado. El resultado nos muestra los beneficios económicos que ha conseguido la empresa en ese período. Ahora bien, ¿es éste el único beneficio que puede y debe obtener la empresa? La respuesta está en lo que se conoce como Triple Cuenta de Resultados.

como-multiplicar-tu-cuenta-de-resultados

¿Qué es la Triple Cuenta de Resultados?

El término Triple Cuenta de Resultados (o en inglés, Triple Bottom Line, TBL o 3BL) fue utilizado por primera vez por John Elkington en 1994 y popularizado en 1997 en su libro Caníbales con Tenedores (Cannibals with Forks: The Triple Bottom Line of 21st Century Business). En este libro, Elkington presenta su visión del nuevo paradigma de Negocios Sostenibles, ampliando la dimensión medioambiental del término sostenibilidad a lo que él mismo define como la Triple Cuenta de Resultados: prosperidad económica, calidad ambiental y justicia social.

Como herramienta de auditoría, la Triple Cuenta de Resultados fue utilizada por primera vez en 1981 por Freer Spreckley para medir el éxito de una organización en función de tres pilares conocidos como las 3 Ps: Personas (People), Planeta (Planet) y Beneficio (Profit). De este modo, el desempeño de una empresa se mide en términos de las tres dimensiones fundamentales: económica, social y ambiental.

En la práctica

La Triple Cuenta de Resultados se manifiesta, además de hacerlo mediante la Cuenta de Resultados Económicos (Cuenta de Pérdidas y Ganancias), a través de los informes de sostenibilidad o la Memoria de Responsabilidad Social Corporativa (RSC). Para ello pueden utilizarse estándares para la elaboración de memorias de sostenibilidad como los propuestos por la Global Reporting Initiative (GRI), o en España, la norma SGE 21 desarrollada por Forética.

Beneficios para la Empresa

En un entorno empresarial competitivo en el que las organizaciones no pueden sobrevivir a menos que sean económicamente rentables, a través de la reducción de gastos y la maximización de sus beneficios, existen argumentos que apoyan la adopción de políticas orientadas hacia la Triple Cuenta de Resultados. Algunos de estos potenciales beneficios son:

  • Acceso a nuevos mercados potenciales, a los que no se puede acceder siguiendo únicamente criterios económicos, tales como ecoturismo, servicios para ONGs, servicios medioambientales, acceso a contratos con administraciones públicas, etc.
  • Permite identificar áreas de reducción de costes.
  • Aumento de la participación y la motivación de los empleados.
  • Fomento de la innovación y la creación de soluciones efectivas.
  • Mejora de la reputación e incremento de la fidelización de clientes.
  • Mayor acceso a recursos financieros.
  • Diferenciación en el mercado.

Una cita

“Las empresas cuyas marcas se convierten en sinónimo de sostenibilidad serán las que salgan ganando. Si hay un compromiso serio con la sostenibilidad, los clientes no tardarán en confiar en la marca y darse cuenta de que la empresa hará lo correcto en cuanto a la sociedad y el medio ambiente en su nombre. Si en ese momento se le ofrece al cliente algo valioso, se obtiene como recompensa su lealtad”.
Adrian Hosford
Director de Responsabilidad Corporativa en British Telecom (BT)

Y tú, ¿qué haces para mejorar la Triple Cuenta de Resultados en tu negocio?