Entradas

Mitos de Marketing Digital

8 Mitos de Marketing Digital

Una de las mayores dificultades que nos encontramos los que nos dedicamos a asesorar en materia de marketing es enfrentarnos a la desinformación que tienen muchos de nuestros clientes en lo que se refiere al marketing digital, o lo que suele ser peor, las creencias arraigadas y erróneas que existen en amplios sectores de nuestro tejido empresarial.

Mitos de Marketing Digital

Lo cierto es que gran parte de la culpa de esta situación proviene de nuestro propio sector, aún muy inmaduro, en el que las herramientas y los métodos de trabajo cambian constantemente, y en el que algunas personas han hecho propio aquello de “en el país de los ciegos el tuerto es el Rey” para aconsejar y guiar de forma errónea, con mejor o peor intención, a muchos empresarios a lo largo de la travesía digital.

La relación de creencias y supersticiones que pueblan el universo del marketing digital daría para escribir un libro pero, al igual que hicimos con nuestra lista de mitos de marketing, vamos a desgranar y tratar de derribar 8 mitos del marketing digital que nos encontramos con demasiada frecuencia y que minan el éxito de muchos empresarios y emprendedores.

Mito #1: El marketing digital es sólo tecnología

El marketing digital, al igual que el marketing “tradicional”, requiere de estrategia, planificación y ejecución. En último término, no creo que exista realmente el marketing digital. El marketing en una empresa, entendido en su sentido más amplio, debe ser único, y lo que llamamos marketing digital es únicamente uno de los canales a través de los cuales desplegamos nuestras estrategias a través de la ejecución de campañas cuidadosamente planificadas.

Mito #2: En internet todo el mundo es mi público objetivo

Incluso aunque tu servicio o producto pueda ser atractivo para cualquier público, focalizar tus esfuerzos en una audiencia específica puede ayudarte a conseguir tus objetivos. Si intentas llegar a todo el mundo con el mismo discurso sin duda vas a resultar demasiado “gris”, y eso no beneficiará en nada a tus resultados. Intenta encontrar tu nicho, tu pequeño porcentaje de la tarta. Es preferible enfocarte en 10 personas que amen tu marca antes que en 100 a los que simplemente les resulte conveniente en un momento dado.

Mito #3: Haz una página web y la gente vendrá sola

¿Cuánta gente conoces que tiene una página web y jamás ha recibido una sola llamada o una consulta a través de ella? Mucha gente piensa que internet es un centro comercial, y que sólo con estar allí y tener un escaparate bonito los clientes entrarán. Es falso. Primero, nadie te va a encontrar entre millones de sitios web a menos que inviertas tiempo y dinero en destacar. Bien sea a través de posicionamiento SEO, publicidad, alta en directorios o una estrategia en redes sociales, necesitas una estrategia y un presupuesto para hacer que te encuentren.

Mito #4: Si tengo muchas visitas a mi web, mis ventas aumentarán

Esta es una de las trampas preferidas del SEO. Miles de negocio pujando por aparecer en los primeros lugares de Google llenando sus páginas de información que no ofrece ningún valor y que huele a trampa desde el minuto 1. Al margen de que con eso consigas o no engañar a Google, cosa cada vez más dificil, los usuarios de internet no son tontos. Quieren información, contenidos y servicios de calidad. Es mejor tener 5 visitas que disfruten de tu web, curioseen y realmente conecten con tu negocio, a 500 visitas que lleguen y salgan espantadas en menos de 5 segundos.

Mito #5: Publicar, publicar, publicar

Es el nuevo mantra para muchos. Generar contenidos de blog sin importar el fondo ni la forma, publicar en foros (a veces de manera poco honesta), participar en cualquier grupo de LinkedIn… No va de eso. Si quieres realmente atraer a tu publico objetivo y conectar de manera efectiva con ellos necesitas contenidos de calidad, originales y que sean relevantes e interesantes para tu audiencia. Internet ya está demasiado lleno de bla, bla, bla.

Mito #6: Necesitas una tienda online

Si no tienes una tienda online no eres nadie, o al menos eso parece que algunos quieren vendernos. Desgraciadamente muchos ya están de vuelta de ese viaje, y empiezan a comprender que una tienda online requiere el mismo esfuerzo y dedicación que una tienda física, y lo que es más importante, tiene que tener un sentido dentro de su estrategia de negocio. Por eso, antes de embarcarte en ello deberías plantearte si existen razones por las que no deberías abrir una tienda online.

Mito #7: Es sólo para grandes empresas

No es cierto. Todas las empresas pueden sacar provecho del marketing digital, aunque cada una lo haga a su nivel y en su contexto. Para cualquier empresa, incluso la más pequeña, el marketing digital presenta oportunidades únicas, por ejemplo, para comunicarse y conectar con sus clientes sin necesidad de disponer de un call center, para vender sus productos directamente al consumidor final, sin intermediarios, o para hacer estudios de mercado y de comportamiento de sus clientes a pequeña escala sin necesidad de un gran presupuesto.

Mito #8: Yo no entiendo de esto de internet

No seas tan dramático, claro que sabes de esto. El problema es que mucha gente se ha encargado de decirle a la gente que esto es algo especial, algo muy dificil y en cierto modo “solo para iniciados”. Ni caso. Es sólo otra herramienta que puedes aprender a usar dentro de tu mochila de herramientas de marketing. Igual que poner un anuncio en el periódico o poner una oferta en tu escaparate, sólo necesitas conocer las reglas para empezar a desenvolverte y a entender el marketing digital.

Y si en tu estrategia de negocio consideras que debes externalizar la gestión del marketing, digital o no, busca aliados que sean capaces de explicarte cómo usar estas herramientas, que dediquen tiempo a hacer que entiendas qué es lo que se está haciendo y qué resultados se están obteniendo. Colaboradores que también se preocupen por entender tu negocio y tus clientes, y que se involucre contigo en el diseño de la estrategia y en la evaluación de los resultados. Y rompe con los miedos y los mitos.

Invierte en ventas - Nementio

6 señales que te indican que debes invertir en ventas

En nuestros negocios, a menudo estamos tan involucrados en gestionar el día a día que no somos capaces de percibir las señales que nos avisan de un riesgo o de una oportunidad. Y en medio de esa presión cotidiana, invertir en ventas o en marketing suele ser una tarea relegada al cajón de las prioridades “importantes pero no urgentes” que nunca se llevan a cabo.

Invierte en ventas - Nementio

 

No te engañes, tienes que invertir en ventas y marketing

Hoy en día, en la mayoría de los casos, especialmente para PYMES, la inversión en marketing y ventas se divide a partes iguales en dinero y tiempo. Y seguramente alguna vez te has dicho a ti mismo: “Ahora no, no puedo invertir (mi tiempo y/o mi dinero) en ventas y marketing porque no estoy teniendo los ingresos necesarios. Mi problema ahora es gestionar mis proyectos/mis clientes actuales/mi flujo de caja/mis empleados etc.”

¿Te suena? Seguro que al verlo escrito rápidamente te has dado cuenta de la paradoja que encierra esta afirmación. Quizás el resto de tus problemas se derivan de que no has invertido lo suficiente en marketing y ventas.

Escucha las señales

Si aún no estás convencido, te vamos a dar 6 señales que te ayudarán a saber si necesitas incrementar tu inversión en ventas.

1. Tus ventas disminuyen

Parece obvio, pero muchas veces al ver disminuir sus ventas las empresas lo achacan a situaciones coyunturales, a la competencia o a los ciclos, y antes esta disminución la respuesta inmediata es reducir costes. Y el primero en caer es el marketing y las ventas.

Convéncete: la única manera de recuperar tus ventas y volver al camino de la rentabilidad es vendiendo más y mejor.

2. No tienes clientes nuevos

A veces los negocios se mantienen sobre una cartera de clientes estable que proporciona ingresos recurrentes, pero ¿cuánto tiempo hace que no consigues captar un nuevo cliente? Ten por seguro que en algún momento vas a perder uno o varios de tus clientes actuales, y si no entran clientes nuevos, tendrás un problema. Deberías preguntarte por qué deberían elegirte tus clientes.

3. El margen de tus operaciones se reduce

Si detectas que el margen de beneficio de tus operaciones (ventas, servicios) se empieza a resentir, es probable que lo imputes al incremento de los costes o a la competencia en precios. Lo que no te habrás planteado es que una estrategia de marketing adecuada puede conseguir mejorar tu posición competitiva en el mercado, haciendo que tus clientes estén dispuestos a pagar más por tus servicios, e incluso, que tus proveedores te cobren menos.

4. Disminuye la satisfacción de tus clientes

¿Por qué tus clientes están menos contentos con tu empresa? Puede ser que tu primer impulso sea culpar a tus empleados o a tus proveedores, pero ¿has analizado las causas a fondo? Quizás el problema es que la competencia ha mejorado, o que la batalla de precios haya hecho que la calidad se resienta (menos formación, empleados peor cualificados, ajustes con los proveedores …) Invertir en marketing y ventas debe ayudarte a detectar mejor lo que necesitan tus clientes y a conseguir que paguen más por ello.

5. Tu competencia crece más que tu

No te olvides de echar un vistazo a la puerta de tu competencia. ¿Entran más clientes en su establecimiento? ¿En su página web no paran de anunciar nuevos proyectos? Deberías invertir parte de tu tiempo y dinero en averiguar qué están haciendo bien y, por qué no, si es necesario, copiarlo y mejorarlo.

6. Has perdido un cliente

A todos nos pasa, es ley de vida en los negocios. Sin embargo, cada cliente perdido no debe tomarse a la ligera, y te recomendamos que dediques algo de tiempo a averiguar las causas principales que han llevado a esa decisión. Intenta prever si es un caso puntual o si puede ser el comienzo de un lento (o en el peor de los casos, rápido), goteo de clientes. ¿Es un problema de precios?¿No hay una atención al cliente adecuada?¿Está la competencia ofreciendo un nuevo servicio o producto más atractivo que el tuyo?

Qué hacer

Si tienes el deseo firme y el compromiso de mejorar cada día tu negocio, deberías empezar a trabajar en optimizar la forma en que te estás posicionando en el mercado. Analiza tu empresa y el entorno, detecta oportunidades, fíjate objetivos realistas y define una estrategia adecuada que te permita alcanzarlos. Y por supuesto define un presupuesto y tiempo para llevar a cabo esa estrategia, ¿No puedes hacerlo solo? Busca ayuda en empresas especialistas en marketing y en ventas que te ayuden a llevarlo a cabo. Saldrás ganando.

metáfora del fontanero

La metáfora del fontanero

Hace poco conocí al padre de un compañero de clase de mi hija, un hombre que se dedica a la fontanería. Rápidamente la conversación nos llevó a hablar (otra vez) de la crisis. Yo pensaba que a este sector le había llegado menos: al fin y al cabo, los grifos y la cañerías se estropean sin entender de primas de riesgo. Sin embargo, me dijo que cada vez tenía menos trabajo y estaba empezando a tener serios problemas.

Yo le pregunté qué estaba haciendo para vender más, o de otro modo, cuál era su estrategia de marketing. Me contestó que “eso del marketing es para grandes empresas, no para fontaneros” y que además poco podía hacer porque la crisis era global y todo el mundo estaba muy mal.

Entonces me acordé de una historia que había leído hace tiempo, no recuerdo bien dónde, acerca de la importancia que tiene que nos conozcan para poder vender nuestro producto o servicio, no importa lo grande que seamos ni el presupuesto que tengamos.

Adaptando la historia (de la que además no recordaba bien los detalles) a su caso, le pregunté si podía decirme el nombre de todos los vecinos de su edificio. Como al 99% de nosotros, a pesar de que sólo eran 16 vecinos, me respondió que no. De hecho, sólo podía decirme 7 u 8.

Entonces le dije que lo más probable era que si él no conocía a sus vecinos, sus vecinos no lo conocerían tampoco a él y no sabrían a qué se dedicaba. Le dije entonces que pensara en cualquiera de esos vecinos desconocidos, con los que sólo se dice “hola” en el ascensor, y que imaginara que esa misma tarde se le estropeara un grifo y se le estuviera inundando la cocina, y le pregunté: “¿Sabés por qué tu vecino no te llamará a ti para que le soluciones la avería?”

Rápidamente me contestó: “Porque no sabe como me llamo ni que soy fontanero“.

Extrapolando el ejemplo a su calle, su barrio y a toda la ciudad, comprendió enseguida que el marketing no es exclusivo de gurús ni de multinacionales, y que tenía que hacer algo para hacerse visible a todos sus potenciales clientes.

La conclusión es que sea cual sea tu negocio, los clientes no van a venir a ti por arte de magia. Tienes que hacer algo para que:

  1. Te conozcan.
  2. Sepan lo que haces.
  3. Encuentren un buen motivo para contratarte a tí o comprar tu producto.

Por cierto, mi nombre es Alfredo Reche, soy consultor de marketing y desarrollo de negocio, y me puedes encontrar en www.nementio.com.