Cómo mejorar la tasa de rebote de tu web

Avatar

Tener presencia en Internet es uno de los pilares de las empresas y por ello una buena página web es un elemento indispensable para ellas. Por otro lado, vivimos en el mundo del dato, todo se contabiliza y todo se estudia, pero uno de los datos relevantes que debe servirte para el análisis de tu web es la tasa de rebote. Mejorar la tasa de rebote no debe cegarte en tu análisis pero puede ser una de las soluciones para que destaques en internet.

¿Qué es la tasa de rebote?

Antes de comenzar con lo que se quiere explicar en este post tenemos que empezar aclarando a que nos referimos con la tasa de rebote.

Es un término sencillo que nos ofrece nuestra página web. Desde Google Analytics puedes observar de una manera fácil este porcentaje.

Pues bien, cuando hablamos de tasa de rebote nos referimos a las personas expresadas en porcentaje que han entrado a nuestra página web y no han decidido visitar ninguna zona más de nuestra web. Es decir, que han entrado a nuestra página desde una URL y no han consumido ninguna más.

Para una página web es muy importante que las visitas no se queden simplemente en eso ya que da la sensación de que tu contenido no ha gustado o simplemente no se ajustaba al publico al que quiere dirigirse. Esto también influye de manera negativa en el SEO de la empresa ya que Google lo considera un contenido poco trabajado o situado. Mejorar tu SEO puede darte ventajas a la hora de ser encontrado en los SERPs.

Ahora bien, como se calcula la tasa de rebote. Ya hemos dicho que era super sencillo, pero lo es aún mas de lo que piensas:

  • (Personas que abandonan sin interactuar/personas totales) x 100

Esta fórmula te dará un porcentaje, por ejemplo. Si de 1000 visitantes, 200 han abandonado la página sin interactuar, la tasa de rebote será del 20%.

¿Cuándo es mi tasa de rebote preocupante?

Puesto a analizar la tasa de rebote debemos tener en cuenta también la clase de web que tenemos y lo que queremos conseguir con ella. No es lo mismo tener una web con un blog potente que una web que simplemente será informativa o no tenga la intención de crear contenido.

Por ejemplo, un blog sería un buen indicativo el tener una tasa de rebote por debajo del 60%, ya que se busca tener un contenido que enganche al publico y que puedan ir enlazando diferentes contenidos. Aún así, ese dato nos hace ver lo difícil que es conseguir que tu contenido sea relevante o mantener al público en tu web.

Por otro lado, una página web como un ecommerce o una página corporativa deberían tener una tasa de rebote mucho más baja. En este caso estaríamos hablando de tasas que ronden el 20%-30%.

Estos datos los sacamos de Google Analytics para nuestra web y también es justo comentar que muchas de las veces que se considera como rebote una visita no es así. Es por ello por lo que debemos tener en cuenta que muchos de los datos que obtengamos van a tener un porcentaje de error a nuestro favor.

Mejora tu tasa de rebote

Una vez que ya hemos explicado que es la tasa de rebote y cuando debemos preocuparnos por ella seguro que queréis saber como mejorarla. Pues vamos a ello con unos cuantos consejos para mejorar la tasa de rebote:

Configura Google Analytics

Como hemos antes, es una buena herramienta pero que muchas veces nos da datos algo sesgados. Es por ello por lo que consideramos que puede ser una buena opción el medir la tasa de rebote mediante el tiempo que esté en nuestra web una persona.

Google Analytics a veces pone unos tiempos muy altos para recoger estos datos y es por ello por lo que podemos ajustar a nuestro negocio lo que consideramos un tiempo correcto para nuestra tasa de rebote.

Por ejemplo, en nuestro caso consideramos que si hemos conseguido que estés con nosotros mas de un minuto ya puedes ser considerado fuera de la tasa de rebote.

Con el siguiente Código añadido en el script podrás manejar esos tiempos:

 “setTimeout(‘_gaq.push([\’_trackEvent\’, \’NoBounce\’, \’Over 30 seconds\’])’,30000);”

A continuación, te dejamos un enlace por si quieres ver el resultado final de código en Google Analytics.

Diseño web Responsive

Actualmente una gran cantidad de las visitas van a llegar desde dispositivos móviles. Muchas empresas pecan de hacer sus páginas web solo optimizadas para ordenador y reciben una tasa de rebote muy grande de las visitas desde otros dispositivos.

Que no esté optimizado hace la lectura lenta, incomoda y provoca rechazo. Mejorar la tasa de rebote haciendo la web responsive y no pierdas tu trabajo, optimiza tu página.

Optimiza tu contenido y legibilidad

El SEO es muy importante para tu web y es por ello por lo que necesitas que tu contenido aparte de ser relevante para el cliente, le aporte valor.

La legibilidad es uno de los valores que también son valorados por Google a la hora de posicionar tu contenido. Consigue que las frases no sean muy largas, no hablar mucho en pasiva y que sea fácilmente entendible.

Crea posibilidades de continuar leyendo

Es muy importante que consigas relacionar tus lecturas. Es decir, si tienes un post en el que hablas de Inbound Marketing consigue que al final o en los laterales de la página salgan otros contenidos tuyos relacionados con el tema leído. Con ello conseguirás tener una mayor repercusión de tu contenido y sacarle mas partido. Por último, también es bueno que consigas que los CTAs estén presentes en tu páginas y puedas hacer a los clientes reaccionar ante contenido que les parezca bueno.

Tiempos de carga

La experiencia del usuario en nuestra web debe ser satisfactoria. Cuando el tiempo de carga es muy lento se puede relacionar con que la página está mal gestionada o simplemente se ha caído.

También es otro apartado que valora el SEO, un tiempo de carga bajo le encanta a Google.

Si quieres que te ayudemos en tu estrategia de marketing para mejorar la tasa de rebote o situaciones relacionada con el marketing digital, no dudes en consultar con nosotros.

Recent Posts
Show